Nacimiento de Lucía - 19 diciembre 2013

Lucía decidió llegar con casi dos semanas de retraso respecto de la fecha prevista de parto, con todo lo que ello comporta, sobretodo cuando es el primer hij@: nervios, incertidumbre,cansancio,molestias,ganas,ilusión.... Vamos, un montón de sensaciones y sentimientos mezclados que solo las mamis podemos entender.

Recuerdo que tenía un gripazo horrible y me encontraba fatal y sin fuerzas. A pesar de eso, como buena primeriza, tenía que tener el nido preparado, así que hasta el último momento estuve haciendo cosas en casa. Todo tenía que estar perfectamente limpio, colocado y ordenado para cuando Lucía llegara. Parece que supo que mami ya estaba preparada para que viniera, porque justo el día que terminé todo lo que quería hacer antes de su llegada fue cuando me puse de parto.

Estábamos sentados en el sofá viendo la final de 'La Voz' y justo cuando anunciaban el ganador, sentí como cuando se abre un tarro que está cerrado al vacío y empecé a romper aguas, pero de manera muy progresiva. Al principio no sabía que estaba pasando porque no había sacado el tapón mucoso antes y claro en las clases pre-parto del CAP decían que eso era lo primero. Así que no sabía muy bien el qué. Tampoco había roto la bolsa aguas y no estaba sacando agua a "chorro", solo era un poco. Os podéis imaginar las dudas que tenía. Recuerdo que fui rápido la baño y allí saqué el tapón y seguí perdiendo líquido de la bolsa.

¡Entonces empezaron las contracciones! Nos pusimos a contar cada cuánto las tenía y eran cada 5 minutos. En las clases nos habían dicho: "a la que rompáis aguas si son limpias, sin prisa, pero para el hospital, igual que si tenéis contracciones cada 5 minutos".

Así que con calma, nos preparamos para salir de casa 2 y volver 3!!! La sensación al cerrar la puerta de casa y pensar eso, creo que es algo que jamás olvidaré. Durante el trayecto al hospital las contracciones pasaron a ser cada dos minutos y recuerdo sentir bastante dolor.

Al llegar al hospital seguí perdiendo el líquido de la bolsa y enseguida me entraron. Tuve la mala suerte que la matrona que me tocó en aquel primer momento fue bastante poco empática y no tenía mucho tacto. Sí que estaba de parto pero solo había dilatado 2cm y me dejaron ingresada porque ya había roto la bolsa.

El parto de Lucía duró más de 12 horas en las que pasé que por todos los estados anímicos posibles. Aunque intenté aguantar sin ponerme la epidural, al final estaba tan agotada y sentía tanto dolor... Las contracciones seguían siendo cada dos minutos desde casi el principio y con la bolsa de aguas rota. Así que a las 7 horas de parto pedí que me la pusieran porque sentía que no podía más y no iba a aguantar, en esas horas solo había dilatado 4 cm.

En cuanto me la pusieron sentí tanto alivio que me quedé dormida y allí pude descansar y coger algo de fuerzas. A pesar de llevar la epidural sentía como dilataba y como Lucía iba bajando, pero eso sí, sin dolor, cosa que me ayudó a poder disfrutar del parto y no sufrirlo como lo estaba haciendo. A todo esto por suerte la matrona había cambiado y tuvimos a la mejor! Era una chica amable, cariñosa y tranquila que me explicaba todo lo que iba haciendo y lo que iría pasando. Eso la verdad que en ese momento se agradece y mucho!

Por fin llegó el momento del expulsivo, tras 12 horas Lucía ya estaba lista para venir al mundo y fue super rápido! Seguí las instrucciones que me dio mi matrona en aquel momento y todo fue estupendo. Recuerdo perfectamente cómo a pesar de llevar la epidural, notaba como la niña nacía y pasaba a dejar de estar dentro mío. Ya nunca más volveríamos a estar conectadas las dos de ese modo.

Cuando me la pusieron encima y le vi esa carita con esos ojazos sentí un amor tan grande que no se puede expresar con palabras. Mi princesa ya estaba aquí y sobretodo estaba bien y sana!

Este día, junto con el nacimiento de mi segunda hija, han sido sin duda alguna los días más especiales de mi vida!! Aunque no los más bonitos, la verdad. Digo que no han sido los más bonitos porque ese día, almenos en mi caso, tenía dolor, me sentía sucia de sudar, estaba agotada... Pero sí que han sido los días más felices y emocionantes.

HipnoNacer

622651932

Carrer Hospital 9 Sant Sadurní d'Anoia 08770 (Barcelona)

©2019 por HipnoNacer